lunes, 13 de septiembre de 2010

Kilómetro Cero


En este punto hemos puesto 
fin a la historia. 
Renunciamos al tacto, 
a la confidencia, 
al lejano mañana 
y al futuro cercano.

Renunciamos a amar, 
al amor y al amado, 
a compartir lo vivido 
y a mantener lo pactado.

Y no es fácil, 
aunque los estadistas estadisten 
que cada dos minutos 
se divorcian mil parejas 
y los cuatro amigos cercanos 
se lo vieran venir, 
no es fácil, 
porque cada derrota 
le gana terreno al corazón 
y el sabor del fracaso 
se instala en la memoria.

Y no es fácil, 
porque dejar de amar 
es ir en contra de la vida, 
de la razón de ser 
y del querer estar. 




1 comentario:

  1. qué razón tienes,Santi:"dejar de amar," no es posible...¡¡

    ResponderEliminar