jueves, 5 de mayo de 2011

Ebriografía, por Víctor Jiménez Andrada.


“Nací en casa. En Alcorcón, Mingo Fraile ocho, segundo hache y primero de tres, un treinta del uno y frío de enero del setenta y tres”. Con estas palabras, el escritor Santiago Tobar reseña sus orígenes en la solapa de su libro Cáceres-Manhttan, trayecto poético. Aunque madrileño de nacimiento, lleva varios años residiendo en Cáceres, donde coordina las obras publicadas en la editorial Rumorvisual. Las inquietudes culturales de Santiago Tobar comienzan a hacerse públicas a mediados de los noventa. En el año 1995 dirige y coordina la revista El espejo roto y en el año siguiente, hace lo propio con otra publicación cultural, Anacusia, ambas cuando residía en Plasencia. En el año 2001 publica su Matarratos, dando protagonismo al relato hiperbreve. Esta publicación es el germen de los talleres literarios que posteriormente imparte en asociaciones vecinales, diversos colectivos e institutos de enseñanza, en los cuales, los alumnos tienen la posibilidad de ver sus creaciones editadas. En el año 2001 ve la luz su poemario Uno de Otoño y al año siguiente, Este singular nosotros. En el año 2004 participa en la redacción de la revista Vía Lata. En este mismo año, bajo el sello La República del Arte, publica el libro de cuentos El hombre que se llevó la lluvia, con ilustraciones de Agustín Gallardo. En el prólogo de este libro, Manuel Cobos, cantante y buen amigo de Tobar, dice, haciendo un recorrido casi biográfico por el autor, “... he de advertirles de que tienen en sus manos la obra de un ¿escritor? que, con la complicidad de un insumiso, la ternura de un fanzinero, la sagacidad de un camarero, la suspicacia de un activista, la entrega de un poeta, el riesgo de un filósofo y la generosidad de un anarquista, nos sumerge en siete cuentos, que en realidad son trayectos que aparentan ser vidas”.  En 2008 publica su antología Cáceres-Manhattan, con diseño y maquetación de Diana Jabato, en la que se puede considerar la primera publicación de Rumorvisual. El libro se acompaña de un CD con música de Carlos Ojeda, la voz de Pilar Boyero y los textos del propio Tobar. Cáceres-Manhattan, en realidad son diez poemarios: Entrelíneas, Ahoras y despueses, Mes y medio, Breviario, Defectos exquisitos y dudosas virtudes, Filantropía para impares, Con proyecto común y vidas privadas, Los otros nosotros, Este singular nosotros y Uno de otoño, todos menos los dos últimos inéditos hasta ese momento. En las primeras páginas del libro podemos ver una tierna y sencilla dedicatoria a su hijo Rodrigo. El poemario, en palabras del prologuista Pablo Madrid “...rezuma palabras de la calle, palabras cotidianas, pero que como la filosofía de Nietzche hacen poesía a martillazos. Una poesía libre que este inventor de palabras, poeta del sentimiento, hace llegar a lo más hondo de nuestro ser”. En el año 2009, publica, junto a la artista plástica Catalina Rivera, Un saco de Besos.  Santiago Tobar, también tiene una estrecha relación con la música. Participó con distintas letras en los trabajos discográficos El año de la depresión, en 1999, No tan solos, en 2003 y Patria es humanidad, en 2008, del cantante extremeño Manuel Cobos. Algunos de sus temas han sido interpretados por autores como Hilario Camacho, Javier Ruibal, Pilar Boyero o Carlos Ojeda. En marzo de 2010 ve la luz Trece, un proyecto poético con otros doce poetas y prologado por Antonio Gómez. Santiago Tobar, desde ese momento comienza, a través de Rumorvisual, a potenciar nuevos valores en las letras extremeñas, dando la oportunidad de publicar su obra a diversos autores, en muchos casos inéditos. En noviembre de ese mismo año, vuelve al mundo del relato hiperbreve, como autor y coordinador, en otra publicación colectiva Un rato para un relato, con prólogo de Javier Negrete y diseño de Diana Jabato. En 2011 coordina el libro de poesía colectivo La niña bonita, prologado por el poeta José Cercas, en el que participan quince poetas. Tobar trabajó en la radio en 1998, codirigiendo junto a Goyo García el programa De aquí a la cama, en Radio Plasencia Centro. También está vinculado con el mundo del cine. En el año 2000 aporta el guión al corto No estamos solos, realizado por Jorge Rey. Participa en otros proyectos cinematográficos como El emblema de Carlos V, realizado por Antonio Gil Aparicio. Tobar cultiva la fotografía, destacando los trabajos realizados para el catálogo de Artesanos de la Vera. En 2009 coordina la publicación, a través de Rumorvisual, del álbum de cromos Válgame Dios, que tuvo mucho éxito en Cáceres al recoger instantáneas de la primera comunión de un buen grupo de personas. Tiene numerosos artículos y publicaciones en diversas medios como Los dos de la tarde, Un año de poemas en la sección “Siete días para un poema”, Noudar, Extremadura digital o Avuelapluma, entre otros.       

4 comentarios:

  1. Me gusta tu curriculun Santi.ES COMPLETITO .Que vayas todo lo lejos que desees ,es bueno saber un poquito de todo ,asi nunca tendras problema.Parezco tu mama pero solo soy una amiga y me gusta que todo ser este preparado para lo que pueda venir .tE LLEVO TRES AÑOS ASI QUE TE HABLARE COMO HERMANO ,AUNQUE NO LO SEA .En este misero mundo el que no tenga una preparaccion en algo se hunde en el barro .Yo soy muy pesada pero lo se por mi misma ,mi experencia .SUERTE AMIGO.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, María Eugenia.

    ResponderEliminar
  3. Yo de mayor quisiera ser como Santi. Voy a comenzar esta misma noche con el tema uno: "Ser buena gente e intentar aparentarlo aunque no lo aprecie el común de los mortales". Ya estoy a mitad de la primera página y me gusta.
    Te cuento cuando lo termine.
    Abrazos, maestro.

    ResponderEliminar
  4. Si es que te tengo que querer, Pedrito. YO quiero ser como tú, cuando crezca. Grande el abrazo!!

    ResponderEliminar